Mary Poppins con botas

Empezaré el post haciendo un breve paréntesis para pedir disculpas, por una ausencia un tanto larga que guarda sus buenas razones, con un viaje grande de por medio pero también situaciones dolorosas a las que la vida nos enfrenta en algún momento, sí o sí.

Cerrado el paréntesis y volviendo al humor que quiero que se plasme en este blog aunque sea de vez en cuando, quiero contar un momento de júbilo que experimenté bajo una lluvia torrencial en Montevideo. Recalco el BAJO. Hace una semana y media volví de Francia (donde estuve un mes y medio, ¡ouaiiiiis!) y en la capital uruguaya no para de llover. Sólo hubo dos días de pausa, en los que salió el sol, y tengo la teoría de que fue para que las nubes se recargaran. Hoy domingo fue el segundo día pero desde mañana en adelante anuncian más y más lluvias.

Sigue leyendo