Gracias, John… y Shakira

El ómnibus (colectivo, micro, bus urbano) es mi espacio de meditación diaria más frecuente. Paso ahí adentro quizá un par de horas yendo y viniendo, de un lado a otro, en esta hermosa pero tumultuosa ciudad de Montevideo.

Todos los días, me devano los sesos intentando descubrir el significado de cosas, cosas de la vida, queriendo imitar a grandes filósofos. Los temas son variados, pero generalmente me centro en algunas en particular, y la del día de hoy fue la siguiente: nacemos enteros, llenos de amor, no hay que buscar afuera. Si existiese una sola palabra para resumir esto, ¡te pido por favor que la compartas conmigo!

Sigue leyendo