Sopa gourmet: Primer intento

La receta: Sopa de zapallo y castañas

Ingredientes (para 4 personas):

700 g de zapallo
15 castañas
1 diente de ajo
1 cubito de caldo de gallina
20 cl de crema de leche
½ sachet de azúcar vainillada
30 g de manteca
2 o 3 pizcas de comino

Preparación:

Pelar y cortar el zapallo en cubos y el ajo finamente.
Hervir ½ litro de agua y meter el cubito de caldo.
En una cacerola cocinar el ajo y el zapallo con 20 g de manteca por 4 minutos.
Agregar el caldo, la crema y el comino. Dejar cocinar por 30 minutos.
10 minutos antes de terminar, derretir 10 g de manteca en una sartén, añadir las castañas y el azúcar vainillada. Cocinar por 6 – 7 minutos.
Luego, agregar las castañas a la sopa y cocinar de nuevo por 5 minutos.
Procesar todo con un mixer y condimentar a gusto (pimienta, sal, comino).

Fuente: http://www.marmiton.org

La historia detrás de la receta

La madre de una de mis alumnas de piano me la hizo conocer el primer día de clases. Primero me negué y al final terminé cediendo; hay que probar cosas nuevas. Parecía una sopita regular hasta que me llevé la primera cucharada a la boca… ¡ñami! La sopa más, más exquisita e increíble que probé en toda mi vida. Y eso que tengo a alguien que sí sabe de sopas. Obviamente, llegué al fondo de la taza y ¡sin perder el hilo de la clase! Al terminar le pregunté si era un secreto de chef esta magnífica receta y me dijo “¡NOOO! ¡La saqué de internet!” Y así fue como descubrí el sitio francés Marmiton. No lo investigué mucho pero parece ser de esos sitios donde se comparten recetas, como uno que estoy usando frecuentemente: http://www.mis-recetas-org. Al develar el secreto, vinieron las recomendaciones… porque, no sé si sabían, no se consiguen castañas así nomás en Montevideo. ¡Ajá! Me especificó dónde pero antes me di varias vueltas por supermercados grandes porque no me quedaba a la mano. Ingenua de mi… En el Disco (que tienen de tooodoooo) de Propios y Av. Italia una señora me dijo “¿Castañas? ¡Vas a tener que ir a España a comprarlas! ¡Jojojojo!”. Ya tenía todos los demás ingredientes, la cosa sería entonces con o sin castañas. El sábado pasado me decidí y fui hasta el lugar indicado por la mamá de mi alumna. Es un mercadito (común y corriente) casi en la esquina de Propios y 8 de Octubre (por Propios), al lado de una tienda Tugays. Entré, me fijé en los frutos secos envasados y nada… Pregunté en la caja (pensando “me parece que me metieron un bolazo”): “¿me dijeron que acá venden castañas…?”, a lo que me contestaron: “¡te dijeron bien! Les pasaste por al lado”. ¡Tomá! Y me fui con una gran bolsa de castañas, chocha de la vida por lo exótico, para mi casa.
A la hora de cocinarlas… uf… Me habían dicho que hiciera dos cortes, que así se abrían. Las dejé a cero. Partes y partecitas. Resulta que tienen una cáscara gruesa, más otra costra peluda y al final se llega al fruto, a lo que se come, que se parece a una nuez en su textura. ¡No iba a cortar 15 castañas así! Como en youtube ahora enseñan a hacer de todo, encontré a un chef que explicó que hay que hacerles unos cortes en los laterales o alrededor, calentarlas 30 segundos en el microondas y la cáscara luego sale muy fácil. Pero no así la costra peluda… Como no todas las castañas estaban bien, recuperé lo que pude de las 15 iniciales; habré puesto la mitad en la sartén. ¡Y para ese momento ya eran las 4 de la tarde! Lejos de la hora pensada para el almuerzo. Cuando llegué al azúcar vainillada, abrí una alemana que compré en el viaje del último año y… ¡un olor…! No estaba vencida pero parecía demasiado artificial. Agregué más condimentos y azúcar para tapar el gusto. Al final, quedó una sopa bastante rica… ¡para dos! Capás dejé reducir demasiado el zapallo.
El lunes volví a la clase de piano, donde le conté a la mamá de mi alumna que había hecho la sopa. Le expliqué los inconvenientes y me dijo que en vez de azúcar vainillada, ¡pone azúcar y vainilla!
En conclusión, esta sopa NECESITA imperativamente un segundo intento. Y con fotos. Porque la comimos tan rápido que me acordé cuando estaban los bols vacíos.

Castañas

 

Las castañas que me quedan. ¡Escucho ideas para terminarlas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s