El dilema de los petisos

Hace un par de semanas  me tomé un bus para el barrio Pocitos (en Montevideo) como todas las semanas, para dar mis clases de las tardecitas. El ómnibus de la línea 104 de la compañía Cutcsa dirección Carrasco cerca de las 18.00 hs estaba repleto de gente, como siempre. Y como siempre, todos los asientos estaban ocupados y a los que subían no les quedaba más remedio que ir parados y ajustarse en el espacio al son de “¡Al fondo que hay lugaaaar!” del simpático guarda. Me subí en 18 y Gaboto, saliendo de facultad, y a esa altura de nuestra importante avenida el ómnibus ya casi no tenía espacio para ir siquiera parado. Casualmente, subimos varios petisos, refiriéndome con este término a personas de baja estatura. Me reconozco petisa por no medir más de 1,55 mts y bue, siempre agarrándome de ese refrán que dice “Lo bueno viene en frasco chico” para sentirme grande, grande. Lástima cuando me lo retrucan con el “Y el peor veneno también”.

Sigo contando. Me subí al 104 y tuve que quedar parada cerquita del área del chofer, donde los asientos están colocados de costado, mirando al pasillo y no hacia adelante (¿se lo imaginan?). En esta “área” sólo queda un fierro cerca del techo para agarrarse y no caer cuando el ómnibus pega esas frenaditas suaves. Peeero (inteligente de mi) en mi último viaje a Buenos Aires me compré unas buenas botas con plataformas y sumé unos 5 cm a mi estatura, así que ahora llego al fierro que está cerca del techo del bus.

A mi lado en aquel 104 había dos chicas más petisitas que yo (porque les llevaba la diferencia de las plataformas). Y no tenían de dónde agarrarse más que del fierro cerca del techo, del que ya me colgué un montón de veces para salvar mi vida de un porrazo ante una brusca frenada simulando estar ejercitando mis bíceps.

Pero, no sé si lo han notado, ante ciertas adversidades de la vida cotidiana la gente desconocida se vincula momentáneamente en cualquier parte de la vía pública. Nos volvemos cómplices, comprendidos, acompañados hasta en la ridiculez. Como lo que presencié en el bus de la línea 104.

Ante una considerable frenada, varios fueron los cuerpos que chocaron con otros. Porque una frenada no avisa y es más fácil rebotar en otro ser humano que terminar en el piso. Entonces (sigo) una de las chicas petisitas que estaba intentando colgarse del fierro cerca del techo comentó algo bien interesante y fuerte, cosa que no se le escapara a nadie: “¡Hablan de discriminación por todos lados pero nunca de la que hacen sobre los bajitos! ¿De dónde nos agarramos en el ómnibus?”. Como alrededor de ella íbamos varias mujeres, reconociendo que entre nosotras existe una cierta compasión hacia otra en una situación difícil y/o incómoda, una señora que estaba sentada en los asientos del costado se ofreció a agarrarla del brazo y le prometió con firmeza que no la dejaría caer, a lo que otra señora también dijo que la atajaría si atinaba a caerse. Todo entre sonrisas amistosas.

Obviamente esta situación me sacó una gran sonrisa, porque es lo que siempre he pensado de este fierro en el techo del  bus. Que, si no fuera ahora  por las plataformas, ¡me queda muuuy lejos!

Pero este no es el único dilema de los petisos. En un país en el que ¡creo! la estatura media de la mujer es de 1,60, 1,65 mts ¡los pantalones siguen viniendo para mujeres que miden 1,80! Por esto ya no sé qué hacer con todos los recortes de jean.

No sé si hablar de discriminación porque es una palabra un tanto fuerte pero seguro que sí podemos hablar de no consideración sobre las personas que miden menos de la estatura media. ¡Que no nos tienen en cuenta, caramba!

¿Qué situaciones te ha tocado vivir a vos? (siempre y cuando midas menos de 1,60)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s