Tristeza

je suis charlie

Tristeza. Es lo que me embarga hace dos días, tras conocer la noticia del atentado en París.

A esta altura de la historia de la humanidad, ¿cómo es posible que aún vivamos con semejante grado de intolerancia? No salgo del asombro, de la preocupación que me genera tener seres queridos allá, de no parar de pensar en “lo que se viene…”.

A veces doy gracias de vivir en un país chiquito (es más, el post se iba a llamar “pertenecer a un país pequeño”), que recién hace pocos años está siendo conocido y fichado por el mundo. Tenemos un cierto nivel de equidad entre los habitantes, con respecto al origen y la religión que profesa cada uno. Pero sí, también existe la intolerancia. Existe el ferviente deseo de imponer ideas a otras personas. ¡Pero no matamos por no pensar de la misma manera!

Es poco lo que puedo decir; solamente quería expresar mi solidaridad con la nación francesa, porque muchos saben lo unida que me siento a ella. De todo se sale y esto (lamentablemente) no habrá ocurrido en vano. Tiene que hundirnos en la profunda reflexión de a lo que el ser humano está expuesto y es débil.

En una república cuyo lema reza “Liberté, Égalité, Fraternité” actos de intolerancia son intolerables. Qué paradoja, ¿no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s