Luminitas en casa

Hace un par de semanas, en una fiesta, me llamó la atención una guirnalda colgada entre postes, con luces. Pero no cualquier guirnalda, no de esas propias de los arbolitos de Navidad. No, cada luz estaba dentro de una pelota forrada en hilo, de distintos colores. Así:

(Foto robada de la web, de http://igbox.co/tag/luminitas/)

(Foto robada de la web, de http://igbox.co/tag/luminitas/)

Imposible frenar a mi niña interior que salió al trote.

Sigue leyendo

Anuncios

Eat&Knit

Hay dos cosas en la vida que en otro momento me han ayudado a sacar la locura interior que tengo dentro y en estos últimos meses más aún (por ahora mi monstruito interior duerme).  Ya les he contado que esas dos cosas me apasionan en la vida y me siento hiper creativa al sacarles el jugo: la cocina y el tejido. 

Últimamente estoy dejando de ser la cocinerita con la receta pegada a la nariz y me estoy dejando llevar por la intuición y los sentidos, lo que me hace sentir una especie de mini Narda Lepes. En el tejido… bueno… ¡hay quienes piensan que tengo un trastorno por acumulación! Pero no logro ser indiferente a la cantidad de nuevas texturas y combinaciones de colores que se logran en un ovillo de lana de 100 grs. También como en la cocina, me estoy dejando llevar más por la imaginación y el conocimiento adquirido en vez de seguir las instrucciones al pie de la letra. 

Así fue como, juntando dos pasiones, nació Eat&Knit, otro blog de mi autoría que me ayuda más a organizar las ideas y separar los tantos. Porque no creo que a todo el mundo le pueda interesar leer mis rayes… entre receta y tejido. 

¡Está recién sacado del horno!

Fin de semana de cine

Hace dos fines de semana me tocó noche de “solinger”. Bah, más que noche, fin de semana entero. Mi pareja, con quien vivo desde hace medio año (¡si hará tiempo que no escribía en el blog que ni siquiera les conté que tengo novio!), se fue para su ciudad natal en el interior del país para visitar a su familia. Así que como tocó hacer planes sólo para una persona, decidí mimarme un poco que nunca viene mal.

Sigue leyendo